St. Maarten y Curazao ahoran son independientes del Reino Holandes


Miles de personas se reunieron el domingo en las capitales de las pequeñas islas de St. Maarten y Curazao para festejar mayor autonomía dentro del reino holandés como resultado de la disolución de las Antillas Holandesas.

Al dar la medianoche el sábado, las autoridades retiraron la bandera azul y rojo de las Antillas Holandesas y en su lugar izaron las nuevas banderas de St. Maarten y Curazao. El domingo por la mañana fueron juramentados los miembros del Parlamento y otros funcionarios gubernamentales de estas dos islas del Caribe.

El cambio de estatus es simbólico en su mayor parte, porque las Antillas Holandesas (colonizadas por los holandeses en el siglo XVII) ya llevaban 56 años de gobernarse a sí mismas en gran medida. El rey holandés continuará siendo el jefe de Estado, supervisando las relaciones exteriores y la defensa, y los habitantes de las islas seguirán siendo ciudadanos de Holanda, con pasaportes de ese país.

Pero al igual que Aruba, que ha tenido un acuerdo similar de autonomía desde 1986, ahora St. Maarten y Curazao tendrán mayores poderes de gobierno y recaudarán sus propios impuestos. Las dos islas compartirán un banco central y una corte suprema.

Las autoridades electas aún tienen que determinar muchos de los detalles de los nuevos gobiernos de St. Maarten y Curazao en las próximas semanas.

Las islas más pequeñas de Saba, St. Eustatius y Bonaire se convertirán en municipios holandeses porque las autoridades allí sienten que el gobierno antillano las pasaba por alto y prefirieron que Holanda las administre directamente.

En Philipsburg, capital de St. Maarten, el gobernador Eugene Holiday dijo que son inmensos los desafíos que enfrenta la nación de 34 kilómetros cuadrados (13 millas cuadradas), la tercera parte de una isla compartida con St. Martin, gobernada por Francia. St. Marteen está en la parte sur.

“Tendremos que construir instituciones cruciales para el funcionamiento de la democracia parlamentaria… desde el primer ladrillo”, dijo Holiday con relación al país caribeño de casi 40.000 habitantes. “Tendremos que mejorar nuestra administración financiera y fortalecer nuestros organismos judiciales”.

Sarah Wescot-Williams, la primera ministra de St. Maarten, dijo a los habitantes que los ajustes políticos no ocurrirán de la noche a la mañana. “Tendremos que acostumbrarnos a la nueva realidad”.

“Sí, seguimos formando parte del reino holandés y, sí, estamos obligados por normas y acuerdos con socios del reino, pero el éxito de nuestro naciente país comienza con todos nosotros”, afirmó.

Algunos habitantes de St. Maarten que se presentaron al festejo dijeron sentirse confundidos sobre lo que el cambio en la situación política de la isla representa en su vida.

“Realmente no lo entiendo. Al público no se le dio suficiente información como para que sepa qué ocurrirá”, dijo Reangelo Martiena, enfermero de una sala de urgencias.

Otros expresaron orgullo y esperanza.

“Creo que es muy bueno que estemos en esta etapa. La gente tiene que permanecer muy firme y unirse. Definitivamente es algo bueno para la isla”, dijo el vendedor e intérprete de música calipso Bernando Richardson.

Comenta este artículo

Deja un comentario

Puedes usar tu cuenta de Facebook para ingresar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Notas Relacionadas...