Para los amantes del mar: El yate submarino, dos en uno

Si eres de los que les da algo de ansiedad el submarinismo, pero deseas con todas tus fuerzas disfrutar de las maravillas del fondo marino, aquí tienes una solución: el submarino personal EGO.

Se trata de un artilugio semi-sumergible (porque una parte de él se mantiene por encima del agua), que permite que hasta dos personas puedan sentarse cómodamente en su interior y disfrutar de los peces, el coral y demás maravillas submarinas. Su cabina recuerda a la de un helicóptero. Se accede a ella desde la cubierta (muy parecida a la de un yate) y a través de sus ventanales panorámicos se podrá disfrutar de la vista.

El invento es de origen surcoreano, de la empresa Raonhaje y está pensado especialmente para los resorts que lo quieran ofrecer como un extra de lujo o para los poseedores de un yate que lo quieran usar como un “juguete” para excursiones en alta mar. Funciona con baterías eléctricas, con una autonomía de entre 6 y 9 horas (como un ordenador portátil, vamos), está disponible en varios colores y saldrá a la venta en octubre de 2011. De momento, se desconoce su precio.

Sus creadores aseguran que para usarlo no será necesario un entrenamiento excesivo. El movimiento se controla con un volante, y el empuje, con dos turbohélices. Más fácil que llevar a cuestas una bombona de oxígeno y embutirse en un traje de neopreno.

Comenta este artículo

Deja un comentario

Puedes usar tu cuenta de Facebook para ingresar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Notas Relacionadas...