Los 10 restaurantes más raros del mundo


Te sientas en la mesa, miras el menú, pides, el mozo te trae la comida, comes, pagas y te vas. Muy lindo esto de ir a comer a un restaurante, pero… ¿no es al final un poco aburrido todo esto? Si además de alimentarte, buscar una experiencia diferente, tiéntate con estos restaurantes, los más raros del mundo.

1. Para comer como en la cárcel: THE JAIL

En este restaurante de la ciudad de Taipei, las mesas están rodeadas por rejas y los platos se sirven en esas recipientes chatos como las que usan los presos para orinar. Algunos comensales inclusive disfrutan ser maltratados por los mozos, vestidos de guardiacárceles, que de tanto en tanto sueltan un fustazo displicente para poner orden.

2. Para comer como en el baño: THE MARTON

Otra locura de Taipei. The Marton está ambientado como si fuera un baño, con urinales, inodoros y otros objetos representativos. Las mesas tienen forma de bañadera y la gente se sienta en inodoros para comer. Claramente, no es un sitio para una primera cita.

3. Para comer bajo el agua: ITHAA

Quien tenga el privilegio de viajar a las Maldivas debe conocer este restaurante en pleno océano Índico. Situado a cuatro metros y medio bajo la superficie del mar entre arrecifes de coral, el comedor submarino tiene capacidad para 14 personas que comen bajo la mirada atenta de peces, escualos, pulpos y langostas. Los mismos animales marinos que luego se sirven al plato acompañados de aderezos y ensaladas y a un precio promedio de 120 dólares por cubierto.

4. Para comer como en un hospital: THE CLINIC

Este restobar de Singapur está distribuido en diferentes cuartos con mesas iguales a las que se utilizan en las salas de operaciones y sillas de rueda en lugar de sillas comunes. Se puede cenar con cacerolas quirúrgicas con forma de riñón y beber en probetas. La cocina de este local es la reproducción calcada de un quirófano y el chef viste como cirujano.

5. Para comer rodeado de preservativos: CABBAGES AND CONDOMS

Si viajas a Tailandia y visitar Bangkok, no te pierdas este restó donde el elemento decorativo por excelencia es el condón. Un espacio muy cool, con luces tenues y preservativos multicolores de distintos tamaños por todos lados. Por más que parezca una idea frívola se trata de un proyecto muy serio de la Asociación para el Desarrollo de la Población de Tailandia, cuyo objetivo es el control de los nacimientos y la lucha contra el sida en ese país.

6. Para comer y que la comida te caiga mal: HEART ATTACK GRILL

Un restaurante para el infarto, literalmente. Si estás cansado de la comida light, ve a Chandler, Arizona, y pídete una de las hamburguesas de este lugar cuyo slogan es “un sabor por el que vale la pena morir” y donde las camareras están vestidas como enfermeras hot. Las hamburguesas (llamadas by-pass burgers) están fritas en grasa de cerdo y llegan a tener hasta 8000 calorías. Si pesas más de 150 kilos, comes gratis. Y si te pides un cuádruple by-pass (con cuatro hamburguesas) y te lo terminas, te llevan hasta tu automóvil en silla de ruedas (en serio).

7. Para comer en la nubes: DINNER IN THE SKY

Esta propuesta nació en Bruselas, Bélgica, y ya tiene sucursales en 12 ciudades del mundo (Barcelona, Nueva York e incluso Santiago, en Chile, entre otras). Se trata de una plataforma que se eleva con una grúa a 50 metros de altura. Tiene capacidad para 30 comensales. Para personas que no sufren de vértigo. Cuesta 150 euros por persona.

8. Para comer como en un cementerio: VAMPIRO CAFÉ

En Tokio, Japón, este restaurante mete miedo. Se caracteriza por estar pintado de rojo y por estar adornado por decenas de calaveras. La comida, incluso, se sirve sobre pequeños ataúdes. Realmente desagradable, es preferido por jóvenes darks. Toda la comida se sirve a medio cocer, o sea que las carnes llegan a la mesa bien rojas. El punto justo para amantes de los vampiros.

9. Para comer como en una iglesia: CHRISTON

También ubicado en Tokio, donde el culto a la rareza no tiene límites. Este establecimiento recrea la estética de una iglesia católica, con altares, vitreaux y figuras religiosas por todas partes. Los camareros están vestidos como vírgenes o sacerdotes.

10. El más impersonal: BAGGERS

Es el primer restaurante en el mundo sin camareros. Los clientes tienen una pantalla táctil en cada mesa para hacer su pedido, pagan con tarjeta de crédito mediante un posnet que también está ubicado en la mesa y unos minutos después la comida llega en forma automática a través de un mecanismo que transporta los platos directamente desde la cocina. Queda en Nuremberg, Alemania.

Comenta este artículo

Deja un comentario

Puedes usar tu cuenta de Facebook para ingresar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Notas Relacionadas...