¿Harías un último viaje turístico para morir? Suiza lo permite

Así lo reafirma un referendum celebrado en este hermoso país debido al gran auge que ha tenido el llamado “turismo suicida” por más increíble que parezca.

Puede sonar una locura, pero muchas personas que aprovechando la facultad que otorga el servicio de salud suizo a quienes desean la muerte asistida, aprovechan la “oferta” y viajan a ese hermoso país para terminar con su vida en vez de disfrutar de la extraordinaria belleza de los paisajes suizos y su ordenada y respetuosa sociedad.

Desde el año 2000 cuando Suiza decretó la iniciativa dirigida sobre todo a enfermos terminales y ancianos residentes en asilos,ha existido la oportunidad de ofrecer este “servicio” a extranjeros. Tan sólo en 2010, 257 personas acudieron a la organización “Exit” encargada de ofrecer la muerte asistida. Sin embargo, el número de solicitudes que recibió esta organización durante el mismo año fue de 421.

“Exit” cuenta con 70 mil afiliados, la mayoría de ellos corresponden a la tercera edad,.

La media de suicidio asistido en 2010 fue de 76 años, mientras que en 2009 fue de 74 años.

Uno de los casos más sonados de muerte asistida en Suiza fue la del director de orquesta británico Edward Downes, quien con su esposa (Joan, enferma de cáncer) decidieron aprovechar la oferta de turismo suicida para terminar con su vida tras 54 años de casados. Edward Downes murió ciego y sordo.

Comenta este artículo

Deja un comentario

Puedes usar tu cuenta de Facebook para ingresar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Notas Relacionadas...