¿Por qué apagar el teléfono y otros gadget en los aviones

Se ruega a los señores pasajeros apagar todos los dispositivos electrónicos. Este anuncio por el altavoz del avión parece formar parte de la rutina anterior al despegue como la demostración de cómo abrocharse el cinturón de seguridad. Pero algunos pasajeros siempre hacen caso omiso del pedido, tal vez pensando que sus iPod o libros electrónicos no cuentan. Y en verdad, ¿pasa algo si los dejan encendidos? La respuesta, al parecer, es que a veces sí puede pasar.

“Es algo bueno y malo a la vez”, comenta David Carson, ingeniero de la compañía Boeing. Según él, los dispositivos electrónicos no siempre causan problemas, “y eso es bueno”. Pero agrega: “Lo malo es que la gente piensa que nunca va a pasar nada”.

Los pasajeros llevan un surtido cada vez más amplio de aparatos a bordo: teléfonos celulares, tablets, GPS y demás. Muchos de estos dispositivos transmiten una señal, y todos emiten ondas electromagnéticas que, en teoría, podrían interferir en la electrónica de la nave. Algunos ingenieros opinan que los aviones más viejos podrían no estar lo suficientemente protegidos contra la última generación de dispositivos.

“¿Es para preocuparse?”, pregunta Bill Strauss, un ingeniero que estudió el uso de dispositivos electrónicos por parte de los pasajeros hace algunos años. “Sí lo es”, responde.

Los expertos en seguridad sospechan que la interferencia electrónica incidió en algunos accidentes, aunque resulte difícil probarlo. Al accidente de un vuelo chárter de Christchurch, Nueva Zelanda, de 2003, se le atribuyó como posible causa la interferencia de un teléfono celular en los sistemas de navegación de la aeronave. Ocho personas perdieron la vida cuando el avión se estrelló cerca de la pista.

El piloto había llamado a su casa y quedó comunicado durante los últimos tres minutos del vuelo. En el informe final, la Comisión de Investigación de Accidentes de Transporte de Nueva Zelanda afirmó: “El propio teléfono celular del piloto podría haber dado indicaciones erróneas al sistema de navegación”.

¡Apague su dispositivo!

Desde 2000, en Estados Unidos se presentaron al menos 10 informes voluntarios ante la Dirección de Informes de Seguridad de Aviación, administrada por la NASA. En 2007, un piloto relató un incidente en el que el equipo de navegación de su Boeing 737 falló después del despegue. Cuando un auxiliar de vuelo le indicó a un pasajero que apagara un GPS manual, el problema en la cabina del avión desapareció.

La Administración Federal de Aviación de EU sostiene que existen riesgos asociados con las interferencias electromagnéticas y prohíbe el uso de dispositivos electrónicos por debajo de los 10 mil pies, ya que los pilotos tienen más tiempo por encima de esa altitud para solucionar cualquier problema.

Depende de cada compañía aérea establecer la política a mayor altura.

“No existen pruebas suficientes como para justificar un cambio”, comenta Les Dorr, vocero de dicho organismo.

Son muchas las razones por las cuales los pasajeros no respetan las restricciones. Carson, de Boeing, cita una:

“Los mismos dispositivos generan confusión. Hay PDA, que son teléfonos celulares que reproducen música. Al usuario común le resulta difícil saber qué hace su aparato con exactitud.”

Algunos pasajeros son como Nicole Rodríguez, de Los Angeles, que admite que escucha música en su celular cuando se supone que no debería hacerlo.

“Pienso que no va a pasar nada -confiesa-. Todo el avión está lleno de electrónica constantemente conectada”, dijo al diario The New York Times.

Incluso los auxiliares de vuelo, encargados de hacer cumplir las reglas, pueden no reconocer estos posibles problemas, dice Dinkjar Mokadam, especialista en seguridad ocupacional de la Association of Flight Attendants (Asociación de Auxiliares de Vuelo).

“No creo que haya una conciencia general de que el simple hecho de que alguien conecte un iPod pueda poner en peligro el avión, incluso entre la misma tripulación”, afirmó Mokadam.

Protección más sofisticada

Antes de decidir si se debía permitir a los pasajeros el uso de teléfonos celulares hasta el despegue, varias aerolíneas realizaron pruebas en tierra para ver si los celulares interferían en los sistemas.

En American Airlines la gente hizo llamadas por celulares desde aviones fuera de servicio, estacionados en diversos aeropuertos.

“No detectaron ninguna interacción con los instrumentos en ningún tipo de aeronave”, dijo Tim Smith, vocero de American.

Como resultado de esto, la aerolínea, al igual que muchas otras, decidió permitir el uso de teléfonos hasta antes de la salida y después del aterrizaje.

Los aviones más nuevos cuentan con una protección más sofisticada contra la interferencia electromagnética.

“Los avances técnicos para los dispositivos inalámbricos y equipos de electrónica portátiles son tan rápidos, cambian cada semana -afirma Doug Hughes, ingeniero electrónico e investigador de seguridad del aérea-. En cambio, los avances en las aeronaves llevan 20 años.”

Comenta este artículo

Deja un comentario

Puedes usar tu cuenta de Facebook para ingresar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Notas Relacionadas...