El Marina Bay Sands, el único hotel-casino con una piscina al borde de un abismo (fotos)

El Hotel Marina Bay Sands, en Singapur, es una buena propuesta para los amantes de experiencias extremas. Y no precisamente por hospedar al casino aislado más costoso del mundo ($5,700 millones), sino por su arquitectura peculiar y una piscina de bordes invisibles a 200 metros del suelo.

Consta de tres torres hoteleras con 2.560 habitaciones, un centro de convenciones y exposiciones de 120.000 m², un centro comercial, un museo de Arte y Ciencia, dos teatros Arenas, seis restaurantes de cocineros de prestigio (celebrity chef), dos pabellones flotantes y un casino con 500 mesas y 1.600 máquinas tragaperras.

El núcleo del complejo está formado por tres torres independientes de 55 plantas destinadas a hotel, coronadas por una única plataforma apoyada sobre ellas a modo de terraza abierta —de 340 m de largo y más de una hectárea de superficie— y que finaliza en uno de los lados en la mayor plataforma pública en voladizo del mundo, sobrevolando la torre norte unos 67 m.

La plataforma elevada se destina a un parque al aire libre, Sands SkyPark, que cuenta con la piscina elevada más larga del mundo, con un borde invisible de 150 m y situado a 200 m sobre el suelo, que tiene una capacidad de 3.900 personas. La piscina está construidas con 181,6 toneladas de acero inoxidable y tiene una capacidad de 1440 m³ de agua. El Skypark también cuenta con restaurantes en la azotea, discotecas, jardines cientos de árboles y plantas y un observatorio público con vistas de 360 grados del skyline de Singapur.

El museo de Arte y Ciencia se construye junto a los tres bloques y tiene la forma de una flor de loto. Su techo será retráctil, proporcionando una cascada a través del techo del agua de lluvia recogida cuando esté cerrado por el día y con juegos de luces láser cuando se abra por la noche.

Hay cuatro juntas de dilatación bajo la piscina principal, diseñadas para hacerla compatible con el movimiento natural de las torres, y que permiten un desplazamiento total conjunto de 500 mm. Además del viento, las torres del hotel también están diseñadas para hacer frente a un posible asiento diferencial del terreno, por lo que los ingenieros han construido e instalado gatos hidraúlicos para permitir el ajuste futuro en más de 500 puntos bajo el sistema de la piscina. Este sistema de elevación es importante sobre todo para garantizar que el borde invisible de la piscina permanezca horizontal y siga funcionando correctamente.

Comenta este artículo

Deja un comentario

Puedes usar tu cuenta de Facebook para ingresar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Notas Relacionadas...