Rejuvenecer la vagina para recuperar el orgasmo


Cada vez son más las mujeres que acuden al cirujano para realizarse una vaginoplastia o rejuvenecimiento vaginal, intervención con la que recuperan el placer sexual perdido por partos traumáticos u otras alteraciones de la estructura vaginal, y que aprovechan para embellecer los genitales externos.
Se trata de una intervención que se practica con láser y de postoperatorio sencillo que se está haciendo más frecuente entre mujeres maduras -en torno a los 50 años- que a lo largo de su vida han mantenido una vida sexual plena y que la han ido perdiendo a consecuencia de la disminución del tono muscular de la vagina, cuyo diámetro aumenta, con lo que el placer en el coito disminuye.

El  objetivo de la cirugia  es dejar la vagina en condiciones preconcepcionales, es decir, como si la mujeres no hubieran tenido hijos. Esto se logra reforzando los músculos, el tejido de las fascias y resecando el exceso mucosovaginal, tanto en la parte superior como inferior, con unas intervenciones que duran entre 60 y 90 minutos.

Aunque son sobre todo mujeres adultas las que se practican esta operaciones, también hay jóvenes con problemas físicos a la hora de mantener relaciones sexuales. Además del punto de vista estético -quitar cicatrices perineales, reducir labios menores, arreglar las hipertrofias de clítoris o liposucciones del Monte de Venus- y la recuperación del placer sexual, este tipo de cirugía sirve también para la reconstrucción de suelo pélvico dirigido a reducir la incontinencia de orina y de heces.

Comenta este artículo

Deja un comentario

Puedes usar tu cuenta de Facebook para ingresar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Notas Relacionadas...