Premiado Internacionalmente Estudio Genético del Cáncer de Mama realizado en Venezuela


Médicos venezolanos fueron reconocidos internacionalmente por los resultados de un estudio que realizaron con un chip de lectura genética, conocido como Mammaprint, que permite identificar el pronóstico evolutivo del tumor mamario y sobre esa base confeccionar una terapia personalizada, que en muchos casos no requiere la quimioterapia.

“Sin lugar a dudas, acceder a la información genética del tumor permite conocer el comportamiento real del cáncer, dándonos seguridad a la hora de identificar si será necesario el uso o no de quimioterapia (que puede deteriorar físicamente a las pacientes). De esta forma, a nivel mundial, ahora el 30% de las mujeres con cáncer de mama puede tratar su enfermedad con terapia hormonal”, explicó el doctor Gerardo Hernández Muñoz, cirujano oncólogo mastólogo de la Unidad de Mastología de la Clínica Leopoldo Aguerrevere de Caracas.

El aporte de esta tecnología ha sido tan valiosa en varios países que la Sociedad Española de Senología y Patología Mamaria (SESPM) otorgó su premio homónimo al poster de Mammaprint, identificado con el  nombre Test Gives 70 Genes in Cancer of the Breast, estudio que arroja como conclusión que la prueba genética Mammaprint es una herramienta más, de altísima utilidad, para complementar la decisión del tratamiento coadyuvante en las pacientes con cáncer de mama.

El trabajo fue reconocido como el mejor presentado en el XXIX Congreso de la SESPM celebrado en Valencia, España. Sus autores son los doctores venezolanos Gerardo Hernández, Ricardo Paredes, Elena Marín, Claudia González y Juan Hernández, también especialistas de la Unidad de Mastología de la Clínica Leopoldo Aguerrevere.

Este reconocimiento ha sido tan importante para el gremio de oncólogos de Venezuela que el póster fue expuesto en el XIV Congreso Venezolano de Oncología, que acaba de celebrarse en Valencia, Carabobo.

Origen de la investigación

Desde que el Dr. Charles Perou realizó un importante estudio en el año 2000, donde abordó el genoma de los tumores de mama para saber cuáles genes habían sido responsables de su buena o mala evolución, los oncólogos han ido mejorando la selección del tratamiento coadyuvante para el cáncer de mama, explicó Hernández.

Debido al importante alcance de este estudio, los científicos se motivaron a desarrollar otras investigaciones como las emprendidas por el Instituto Nacional del Cáncer en Holanda, donde se analizaron cientos de tumores de mama, conservados adecuadamente desde hace 25 años, a fin de conocer si en la práctica se podría determinar si un cáncer sería de alto o bajo riesgo por medio de la medición de sus genes.

Para ello se estudiaron los aproximadamente 30 mil genes del genoma humano, cifra que fue reducida a 5 mil. De allí se seleccionaron los 70 genes más significativos para el cáncer de mama, cantidad que permitió desarrollar un chip de lectura genética, conocido como Mammaprint, comercializado en Venezuela por la casa Ferrer-Leti, que logra identificar el pronóstico evolutivo del tumor mamario antes de iniciar el tratamiento coadyuvante específico, lo cual ayuda a confeccionar un camino terapéutico personalizado para cada paciente.

Comenta este artículo

Deja un comentario

Puedes usar tu cuenta de Facebook para ingresar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Notas Relacionadas...