Mejora la piel con vitamina E

VITAMINA E

La vitamina E es un antioxidante que protege el tejido corporal del daño causado por sustancias llamadas radicales libres. Estos radicales pueden dañar células, tejidos y órganos, y se cree que juegan un papel en ciertas afecciones relacionadas con el envejecimiento.

El cuerpo también necesita vitamina E para ayudar a mantener el sistema inmunitario fuerte frente a virus y bacterias. También acelera la cicatrización de las quemaduras, ayuda a prevenir los abortos espontáneos y calambres en las piernas. Es vital para el metabolismo del hígado, del tejido muscular y del miocardio; también es esencial en la formación de fibras colágenas y elásticas del tejido conjuntivo. Al parecer alivia la fatiga, previene y disuelve los coágulos sanguíneos y protege a los pulmones de la contaminación. Proporciona oxígeno al organismo y retarda el envejecimiento celular, por lo que mantiene joven el cuerpo.

Por todo esto el consumo o uso de la vitamina E mejora la apariencia de la piel, disminuyendo o eliminando manchas de acné y otras producidas por exposición solar o propias de la edad avanzada, tambien ayuda a suavizar las arrugas o resequedad por su acción regeneradora.

Puede ingerirse o aplicarse directamente a la piel, para ello se rompen las  cápsulas y se extrae el aceite, se frota en mejillas y frente con movimientos descendentes, evitando el contacto con los ojos, dejándolo actuar toda la noche.

Consumir vitamina E no es riesgoso ni dañino. Según el Comité de Nutrición y Alimentos del Instituto de Medicina la ración diaria de vitamina E recomendada para adultos es 15mg. Sin embargo, en forma de suplementos, las dosis altas de esta vitamina podrían incrementar el riesgo de sangrado y hemorragia grave en el cerebro, aumentar el riesgo de defectos congénitos y aumentar la tensión arterial en personas que sufren de hipertensión por lo que no deben excederse las dosis diarias o  ingerirse por periodos prolongados. Recuerde que antes de tomar cualquier suplemento vitamínico debe consultar con un especialista.

La mejor manera de obtener los requerimientos diarios de vitamina E es consumiendo fuentes alimenticias. La vitamina E se encuentra en los siguientes alimentos:

  • Aceites vegetales de maíz (como los aceites de germen de trigo, girasol, cártamo, maíz y soya).
  • Nueces (como las almendras, el maní y las avellanas).
  • Semillas (como las semillas de girasol).
  • Hortalizas de hoja verde (como las espinacas y el brócoli).
  • Cereales para el desayuno, jugos de frutas, margarinas y productos para untar enriquecidos. Enriquecidos o fortificados quiere decir que a los alimentos les han agregado las vitaminas. Verifique esto en la tabla de información nutricional en la etiqueta del alimento.

 

fuentes:  Medline Plus, Diario La Voz, Venelogia

 

Comenta este artículo

Deja un comentario

Puedes usar tu cuenta de Facebook para ingresar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Notas Relacionadas...