Agrega a tu dieta frutas y vegetales, tu cuerpo lo agradecerá

Comer por lo menos cinco porciones de frutas y vegetales al día asegura que recibamos la cantidad adecuada de micronutrientes.

Además, reduce la cantidad de comida grasosa y salada que ingerimos cada día… y que, por sabrosa que sea, no es buena para la salud.

Pero eso no es todo: al parecer, cada vez es más evidente que comer frutas y vegetales puede ayudar a prevenir dolencias cardíacas, algunos tipos de cáncer, la diabetes más común y la obesidad.

La OMS y la ONU quieren que aumente el consumo en los países en desarrollo -donde se cultiva la mayoría de las frutas y vegetales para el mundo-, pero también esperan convencer al primer mundo de que cambie su dieta.

En los países ricos, la comida de preparación rápida es tan popular, que muchos ya dejaron de comer productos frescos hace tiempo.

A continuación te damos algunos tips para incrementar la ingesta de estos alimentos, en especial si eres de los que dicen que no le gustan los vegetales.

  • Come más cantidad de las frutas y vegetales que te gustan
    Si no te gustan las toronjas, pero te encantan los cambúr, o bien no aguantas la lechuga, pero te gustan los vainitas, come un poco más de esos alimentos saludables que sí te gustan. Lo ideal es comer al menos dos vegetales diferentes con la comida principal, o bien añadir una ensalada pequeña como complemento, con los vegetales de hoja verde que más te gusten.
  • Prueba con las frutas y vegetales congelados, enlatados o secos
    A veces lo que da pereza y náuseas es tener que pelar la naranja o cocinar los vegetales. Intenta probar las frutas enlatadas en sus jugos naturales, frutas en budín o bien vegetales congelados como acompañamiento de un platillo.
  • Intenta beber las frutas y vegetales
    Los jugos frescos son más saludables que los refrescos o el café. Puedes hacer un batido de frutas con un poco de leche, yogur descremado, varias frutas y hielo picado. Es muy refrescante y puede contener gran parte de las frutas que necesitas diariamente. Una sopa de vegetales para el almuerzo es una gran idea porque comerás varios tipos de vegetales, casi sin darte cuenta. Además de vitaminas, todas estas frutas y vegetales añadirán fibra, que te irá muy bien para los posibles problemas de estreñimiento.
  • ¿Qué te parece comerlos crudos?
    Si no te gustan los vegetales cocidos, pruébalos crudos. Por ejemplo unas zanahorias ralladas con unas uvitas pasas mezcladas con un aliño, o ensalada de col morada picadita con zanahoria rallada, unos trozos de manzanas y algunas nueces. También puedes probar con unos palitos de apio cubiertos con algunos de tus aliños favoritos.
  • Si no los puedes ver… ¡disfrázalos!
    Un truco es mezclar los vegetales que te gustan, con aquellos que no te gustan tanto. Por ejemplo, muele zanahorias cocidas con papas, o bien hierve unos vegetales mixtos congelados y después gratínalos al horno con un poquito de queso rallado encima. También puedes probar a mezclarlos con un plato de pasta o bien, comprar pasta que esté rellena de espinacas u otros vegetales.
  • Y ante todo… ¡no te desanimes y sigue intentándolo!
    Cuando estás embarazada tus gustos van cambiando y lo que hoy no puedes tolerar, resulta que mañana te sienta bien. Por eso, sigue probando cosas nuevas y verás como va aumentando la variedad de vegetales que añades a tu dieta. Pero hazlo poco a poco, porque los grandes cambios hechos de la noche a la mañana son más difíciles. Para ello toma en cuenta estos tips:
  • Cambia durante una semana los refrescos azucarados por jugos y batidos de frutas.
  • La próxima semana añade a tu dieta un poco más de ese vegetal que te gusta o el que quieras probar.
  • Introduce nuevas frutas en la siguiente semana.

Si haces esto, puede que en pocas semanas tus gustos comiencen a cambiar.

Comenta este artículo

Deja un comentario

Puedes usar tu cuenta de Facebook para ingresar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Notas Relacionadas...