¡Abrázame!

abrazame

Abrazarse en la pareja, entre padres e hijos o entre amigos, es necesario para la transmisión de emociones y este simple acto genera un complejo proceso químico entre los seres humanos.

Luego de una investigación, un grupo de cientificos descubrió los beneficios de los abrazos, resaltando que la importancia de este contacto físico que es fundamental, por ejemplo, para el desarrollo del cerebro. Estudios desarrollados en la Universidad de Duke de Estados Unidos, en bebés y niños, demostraron que la ausencia de abrazos genera muertes de neuronas. Es más: evita la producción de la hormona del crecimiento y da lugar a lo conocido como “enanismo psicosocial”.

Además estos mismos expertos determinaron que los bebés que no son abrazados crecen un 20 por ciento menos que lo normal.

“Se ha comprobado que durante el abrazo se liberan hormonas reductoras del estrés y potenciadoras de bienestar y placer. La oxitocina (conocida como “la hormona del amor”) tiene el beneficio de disminuir los niveles de cortisol (la hormona del estrés), por lo tanto baja la ansiedad, relaja, atenúa las preocupaciones; disponiendo los cuerpos para el encuentro”, detalló el doctor Walter Ghedin, médico psiquiatra, psicoterapeuta y sexólogo al portal Entremujeres.

Hay más, la necesidad de ser abrazado no disminuye con la edad sino que aumenta. La Universidad de California del Norte reveló que, cuando dos personas se abrazan, pasa justamente lo que indica el experto que mencionamos anteriormente: la oxitocina aumenta, baja la presión arterial y mejora el ritmo cardíaco.

“Pasear de la mano de nuestra pareja durante diez minutos o, simplemente, un breve abrazo pueden tener un efecto protector sobre el corazón al comenzar una dura jornada laboral”, detalló Karen Grewen, coautora del estudio.

Otro de los descubrimientos asombró a los expertos. No pasa lo mismo en el caso de los hombres y las mujeres. Las mujeres sí desarrollan más “hormona del amor” y disminuyen su presión sanguínea, mientras que los varones la mantienen en los mismos niveles.

“Hicimos la experiencia con hombres. Pero las conclusiones preliminares indican que la relación entre alta oxitocina y baja presión sanguínea es más fuerte en mujeres”, detalló la investigadora. La diferencia de sexos fue atribuida a la testosterona.

En algunas especies de animales el abrazo también es fundamental. Una manera de comunicarse que trasciende todas las culturas, los idiomas, las barreras y los pensamientos. Una forma de relacionarse que nació con el Homo Sapiens.

En los chimpancés el abrazo es importante dentro de la comunidad. Una investigación publicada en la revista científica “Proceedings of the National Academy of Sciences” (PNAS), y realizado por la primatóloga británica Orlaith Fraser de Inglaterra, demuestra que estos simios necesitan abrazarse. Así expresan su solidaridad y dan consuelo al hermano que fue maltratado. Un descubrimiento al que se llegó luego de analizar a 22 chimpancés por más de 18 meses.

En conclusión un abrazo es un acto emocional que expresa nuestro afecto ayudándonos a sentirnos mejor, lo que ya de por si es un beneficio.

 

fuente: losandes.com.ar

Comenta este artículo

Deja un comentario

Puedes usar tu cuenta de Facebook para ingresar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Notas Relacionadas...