Gurrufío, Brasilianos y Sinfónica: Monumental y sin desperdicio

hamilton de holanda

Hay cosas por las que vale la pena esperar y una de esas cosas fue el Encuentro Monumental que por cosas del azar se llevó a cabo el 4 de noviembre en las instalaciones del Centro de Arte PDVSA La Estancia en Altamira – Caracas con entrada gratuita y no en el Aula Magna de la Universidad Central como estaba programado originalmente.

En el “improvisado” escenario de PDVSA la estancia se presentaron músicos venezolanos y “brasilianos” si, de Brasilia, acompañados de la Orquesta Sinfónica Venezuela, brindando un espectáculo sin desperdicio, llenando de emoción a los venezolanos comunes que nos encanta y no nos cansamos de escuchar una y otra vez las composiciones de Aldemaro Romero y al Ensamble Gurrufío.

Siempre he disfrutado las ejecuciones del Ensamble Gurrufío. Me enteré por casualidad del concierto un día antes a propósito del cambio; escuché que el Gurrufío estaría acompañado de unos tales  Brasilianos y un tal Hamilton de Holanda que nunca había escuchado, pero como además me encanta la música brasileña toda, la samba, las cumbias y esas otras que no se que nombre tienen, me decidí a curiosear como sonaría eso.

Para hacer el cuento corto fue una sorpresa conseguir a la Sinfónica de Venezuela, una interpretación completa de Florentino y el Diablo con las hermosas voces de Gilberto Bermudez, Idwer Alvarez y William Alvarado, una Sinfonía Monumental compuesta por el tal Hamilton, unos Brasilianos de quienes debo resaltar  la interpretación de la armónica de Gabriel Grossi que dejó a todo el mundo con la boca abierta después de su solo apasionado que duro como media hora, que además más tarde acompañó también al Pajarillo que eligieron para cerrar.

No vale la pena mencionar los altercados de la “mudada” del concierto, el espacio era pequeño y la gente se mató para entrar y la mayoria escuchó de pie pero feliz, porque fue un verdadero regalo para quienes saben apreciarlo.

Como nota graciosa Alfredo Rugeles el director invitado de la orquesta  le tocó dirigir hasta al público mandándolo a callar con un gesto de su mano cuando nos daba por aplaudir antes de que terminara la pieza.

Los organizadores agradecieron el apoyo de PDVSA La Estancia por darles espacio a última hora, nosotros los espectadores, quienes los escuchamos, les damos las gracias a todos los músicos y técnicos que se adaptaron  a las circunstancias para brindarnos un encantador espectáculo.

Hamilton de Holanda es un prodigioso músico brasileño que al parecer le encanta la música venezolana, que toca bandolina desde los 5 años, desde hace unos 31 años para el momento, que modificó la bandolina llevándola a diez cuerdas, que entre otras cosas compuso su Sinfonía Monumental para la celebración de los 50 años de Brasilia, con muchos discos y nominado al Grammy varias veces, pero por lo que pude percibir al verlo llegar  unas horas antes del concierto parece un tipo sencillo y sin divismo, como la mayoria de la gente que disfruta lo que hace sin tanto cuento.

Para los que no sabian Luis Julio Toro ya no está en el Ensamble Gurrufío, se fue con su música a otra parte, y ahora el sonido de la flauta “llega a ustedes gracias al aporte de” Manuel Rojas quien hizo su debut con la agrupación precisamente en este concierto.

 

Redacción: Keno Tamusical/Enlaredradio.com

Comenta este artículo

Deja un comentario

Puedes usar tu cuenta de Facebook para ingresar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Notas Relacionadas...