Niño que escaló Everest dice que espera inspirar a otros chicos


Un niño de California de apenas 13 años que se convirtió en la persona más joven en escalar el Everest dijo el lunes que espera que su logro aliente a jóvenes en todo el mundo a soñar en grande.

“Estoy haciendo esto para inspirar a otros niños, espero que en todo el mundo, a salir y fijarse objetivos e la vida. Lo estoy haciendo para fijar un ejemplo”, dijo Jordan Romero en una entrevista telefónica por satélite desde una altitud de 6.500 metros, en el Campamento de Avanzada donde su equipo había regresado tras llegar a la cima el sábado.

“El récord es una cosa, pero estar parado en la cima del mundo es la mejor sensación que uno pueda imaginarse”, dijo.

Jordan consiguió el sábado escalar el pico de 8.850 metros, el más alto del mundo, acompañado de un equipo formado por su padre, su madrastra y tres guías sherpas.

Antes que él, el más joven escalador del Everest había sido Temba Tsheri, de Nepal, que tenía 16 años.

La subida tuvo momentos difíciles, dijo el adolescente, especialmente cuando comenzó a sentir dolor de estómago en el tramo final.

“Fue la parte más difícil, porque estaba pensando: ‘No sé si voy a lograrlo porque este es el peor dolor que he sentido nunca en el estómago, pero cuando nos acercamos a la cima, todo desapareció. Sólo sentí felicidad’ “, dijo.

Jordan recuerda que cuando el grupo finalmente llegó a la cima, tocó unas banderas coloridas de oraciones antes de extender los brazos y gritar.

“Estaba tan feliz de que todos nosotros como equipo, mis padres y nuestros sherpas, habíamos alcanzado la cima”, dijo. “Estaba feliz por haber logrado algo tan increíble. Es un sentimiento que definitivamente quedará conmigo por el resto de mi vida”.

Su siguiente paso fue llamar a su madre, Leigh Anne Drake, quien vive en California, para darle la noticia.

“Lo primero que le dije fue ‘Mamá, es tu hijo desde la cima del mundo’. Enseguida pude escuchar la locura que se desató al otro lado de la línea”, dijo.

El éxito logrado por Jordan significa que está ahora a solamente una subida de conseguir su objetivo de trepar los picos más altos en los siete continentes. El último será el Vinson Massif (4.900 metros) en la Antártida, que espera subir a finales de año.

El adolescente, que vive en las Momntañas de San Bernardino, California, dice que sus padres han apoyado sus sueños desde que se sintió inspirado a los nueve años por un mural e su escuela que mostraba las montañas más altas en los siete continentes.

Comenta este artículo

Deja un comentario

Puedes usar tu cuenta de Facebook para ingresar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Notas Relacionadas...