Cavendish suma su tercera etapa y Voeckler sigue líder

El corredor británico Mark Cavendish, del HTC-Highroad, se adjudicó la undécima etapa del Tour de Francia, disputada entre Blaye les Mines y Lavaur sobre 167,5 kilómetros, tras batir al sprint al alemán Andre Greipel (Omega Pharma-Lotto) y el estadounidense Tyler Farrar (Garmin-Cervélo).

Mark Cavendish y el HTC volvieron a demostrar su dominio en las llegadas masivas en el Tour. El corredor de la Isla de Man acumuló su tercer triunfo en la presente edición y el decimoctavo en su palmarés en la ronda gala, y se resarció de la derrota de la víspera en Carmaux contra el propio Greipel.

La jornada, con la ascensión a dos ”tachuelas”, el Tonnac, de tercera categoría, y el Puylaurens, puntuable de cuarta, a 32 kilómetros de la meta, estuvo acompañada por una fina lluvia que acompañó al pelotón durante gran parte del recorrido.

Una fuga de seis corredores, entre ellos el español Rubén Pérez Moreno (Euskaltel), junto a Lars Boom (Rabobank), Andriy Grivko (Astaná), Mickael Delage (Fran?aise des Jeux), Tristan Valentin (Cofidis) y Jimmy Engoulvent (Saur), buscó romper el pronóstico de una llegada al sprint desde el kilómetro 13.

El sexteto tuvo una renta máxima de casi 4 minutos y medio (4:25), pero acabó después de más de 150 kilómetros por el trabajo en el pelotón del HTC, el BMC y el Lampre, en el tramo final, a tan sólo 2 kilómetros para la meta, cuando Cavendish se quedó apenas sin lanzadores para impulsarle a la victoria.

Poco le importó al británico Cavendish, que aceleró a falta de 350 metros para el final y nadie, tampoco el español José Joaquín Rojas, segundo en la clasificación general de la regularidad, encerrado, pudo seguir su estela en la última ”volatta” antes de la irrupción en la escena del Tour del terreno accidentado.

El francés Thomas Voeckler (Europcar) ha conservado el jersey amarillo de líder de la clasificación general, con 1 minuto y 49 segundos sobre el español Luis León Sánchez (Rabobank), y 4:07 respecto a Alberto Contador, foco de las miradas después de que ”L”Equipe” especulara con su posible retirada.

Mañana se disputa la duodécima etapa, entre Cugnaux y Luz Ardiden, de 211 kilómetros, con la ascensión a dos míticos colosos de fuera de categoría, el Col du Tourmalet y la llegada en Luz Ardiden, que no se subía en el Tour desde 2003, y La Hourquette d”Ancizen, de primera.

El tricampeón Contador tendrá en las primeras rampas de los Pirineos la primera oportunidad para comprobar el estado de su rodilla por las secuelas de las caídas y también, el de sus rivales por el amarillo en París.

Comenta este artículo

Deja un comentario

Puedes usar tu cuenta de Facebook para ingresar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Notas Relacionadas...