Los Tiburones de la Guaira jugarán la final del béisbol venezolano frente a los Tigres de Aragua

A punta de palo, Tiburones de La Guaira venció a Navegantes del Magallanes 16-1 en el segundo juego de la jornada extra que se realizó en el estadio de la Ciudad Universitaria, para así culminar con 25 años de espera y acceder a una serie final.

Tiburones, que no estaba presente en una etapa definitiva desde que enfrentó a Leones del Caracas en la temporada 1986-87, tendrá que medirse a Tigres de Aragua desde este lunes en el estadio José Pérez Colmenares de Maracay.

La guerra comenzó con intensidad desde el primer episodio. Los turcos tomaron turno en la apertura del encuentro y atacaron de una vez con boleto a Darwin Pérez, quien pasó a segunda por toque de sacrificio de Endy Chávez y se robó la tercera, para anotar más tarde con hit de Adonis García.

Pero la respuesta guairista llegó sin perder tiempo en el cierre de ese inning, con un contundente racimo de 4 anotaciones, ante el debutante lanzador del Magallanes Jake Stevens, quien no pudo con la presión del compromiso y sólo pudo sacar dos tercios.

La fiesta inició luego de dos outs cuando Oscar Salazar bateó para doble play y se embasó; pasó a segunda por wild pitch y a tercera por error del receptor. Desde ahí anotó con doblete de Héctor Sánchez, quien también pisó el plato con otro batazo de dos bases de Luis Jiméne, luego de que Álex Cabrera recibiera boleto y anotó junto a Jiménez con hit de José Martínez para el 4-1.

En el tercer acto, Luis Rodríguez conectó jonrón con Jiménez abordo para ampliar la pizarra a 6-1.

Mientras la ofensiva litoralense se encargaba de abultar la cuenta ante un agotado cuerpo de lanzadores, Tyson Brummett se dedicó a silenciar los bates turcos con una brillante actuación sobre la lomita que incluyó 9 ponches.

Sin embargo, los escualos metieron el juego en el congelador en un largo sexto episodio con 6 carreras más. Miguel Rojas y Gregor Blanco conectaron hits corridos, a los cuales siguieron dobletes consecutivos de César Suárez, Salazar y Sánchez; mientras que Cabrera la sacó del parque con dos a bordo para colocar las acciones 12-1.

Además, en ese episodio La Guaira estableció un récord para la Liga en semifinales de más imparables en un inning con 8.

Como si no era ya suficiente castigo, en el cierre del séptimo Tiburones hizo 4 rayitas más, tres de ellas con jonrón de Jiménez. La pizarra marcaba 16-1.

Tyson Brummett fue el vencedor, tras 6.0 entradas en las que sólo permitió 5 imparables, una carrera, otorgó un boleto y ponchó a 9. Jake Stevens fue el derrotado, luego de recibir castigo de 4 hits e igual número de rayitas, más un boleto, en apenas 0.2 tercios sobre la lomita.

Comenta este artículo

Deja un comentario

Puedes usar tu cuenta de Facebook para ingresar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Notas Relacionadas...