La final de la Copa del Rey será entre el Real Madrid y el Barcelona FC

El Real Madrid se clasificó este miércoles para la final de la Copa del Rey de fútbol tras ganarle 2-0 al actual campeón, el Sevilla, en el partido de vuelta de las semifinales del torneo, y se enfrentará con el Barcelona, que se impuso 3-0 al Almería en la otra semifinal.

Los dos grandes del fútbol español se verán las caras el 20 de abril, 21 años después de la última final copera que protagonizaron en 1990, en la que los azulgrana ganaron 2-0 a los merengues, y apenas unos días después del “Clásico” de la 32ª jornada de la Liga española, previsto para el fin de semana del 16-17 de abril.

El equipo blanco, que había ganado 1-0 a la ida, tuvo que esperar hasta casi el final del encuentro para que el alemán Mesut Ozil marcara el gol (82) que encarriló la victoria, rubricada por el tanto del togolés Emmanuel Adebayor con el tiempo cumplido (90+4), con lo que el Madrid se mete en su primera final copera desde 2004, cuando perdió ante el Zaragoza.

Los blancos salieron a jugar rápido y de forma muy vertical, frente a un Sevilla que esperaba atrás para salir al contraataque, al tiempo que el maliense Frédéric Kanouté presionaba sobre Xabi Alonso para impedir que pudiera distribuir el juego.

Real Madrid contó pronto con una buena ocasión cuando en el minuto 5 el argentino Angel Di María disparó al palo izquierdo del meta Javi Varas y, el rechace a puerta vacía, lo mandó afuera por la derecha el delantero francés del Real Madrid, Karim Benzema (5).

A la media hora de juego, Di María volvió a dejar un balón franco en el centro del área sevillista, donde llegó el luso Cristiano Ronaldo, que perdió el mano a mano con Javi Varas (30).

El Sevilla buscó el ataque por las bandas con Jesús Navas por la derecha y el croata Ivan Rakitic, recién fichado del Schalke 04 alemán, pero Álvaro Negredo, único hombre realmente en punta, al que buscaban sus compañeros, no estuvo acertado.

En la segunda parte, el técnico sevillista, Gregorio Manzano, dio entrada a Luis Fabiano por Rakitic y al argentino Diego Perotti por Romaric buscando llegar más, pero lo que llegó fue el gol del Real Madrid.

Ozil se fue en velocidad tras recibir un pase de su compañero Sami Khedira, superó a Javi Varas en su salida y marcó a puerta vacía (82), antes de que Adebayor, en su debut en su nuevo estadio, marcara el segundo al rematar a boca de gol un pase desde la derecha de Lass Diarra (90+4), rubricando el pase del Madrid a la final copera, en la que se enfrentará al Barcelona.

El Barça, que había ganado 5-0 en la ida, encarriló el partido y la eliminatoria a la media hora de juego por medio del lateral izquierdo brasileño Adriano.

Éste recibió un pase desde la izquierda de Manuel Agudo “Nolito”, para irse hacia la portería y batir al meta Esteban por debajo (34) rubricando el dominio de un Barça, plagado de canteranos, en el que sólo había al inicio dos jugadores titulares habituales, el mediocentro Sergio Busquets, reconvertido a central y luego sustituido por Gerard Piqué (46), y el lateral Daniel Alves.

El brasileño sería el encargado de servir el segundo tanto azulgrana con un centro desde la derecha, que remató de cabeza prácticamente solo en el punto de penal su compañero Thiago Alcántara (56), antes de que Ibrahim Afellay marcara el tercero de su equipo y el primero de su cuenta como azulgrana.

El jugador holandés recibió en el vértice del área un pase hacia atrás de Seydou Keita para soltar un tiro cruzado y anotar el 3-0 (66).

Este resultado fue un reflejo de lo que se vio en el terreno de juego, donde el Almería apenas llegó a la portería defendida por Juan Manuel Pinto, mientras que el Barcelona tuvo el dominio absoluto del balón.

Comenta este artículo

Deja un comentario

Puedes usar tu cuenta de Facebook para ingresar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Notas Relacionadas...