Máquinas expendedoras de refrescos que funcionan con abrazos

“Abrázame”, reza un enorme cartel impreso en una máquina expendedora de gaseosas en el campus de la Universidad Nacional de Singapur. Y no es sólo una linda y amable decoración, sino que es la instrucción para conseguir una latita de la máquina.

“La felicidad es contagiosa”, explica Leonardo O’Grady, director de Coca-Cola, e impulsor de la medida. “La máquina de abrazos, como la llamamos, es una idea simple para expandir felicidad en ambientes que pueden ser tensos o estrictos como un campus universitario”.

El concepto, diseñado por una agencia de publicidad, es sencillo. Uno abraza a la máquina, y por la presión ejercida, la expendedora le da una gaseosa gratis. “La reacción de los estudiantes es asombrosa”, dicen los directivos, quienes ya están pensando en expandir la acción a otros mercados fuera de Asia.

Comenta este artículo

Deja un comentario

Puedes usar tu cuenta de Facebook para ingresar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Notas Relacionadas...